La webcam tiene multitud de usos. El más extendido es el de la videoconferencia. Gracias al envío de imágenes, podemos mantener una conversación con alguien que está lejos como si estuviera en nuestra casa.
Sin embargo, ese no es su único uso. Las webcam son también muy utilizadas como cámaras de seguridad, tanto en casa como en comercios. Consiste en enviar la imagen a una dirección web en lugar de a un contacto. El dueño podrá entonces acceder a esa web y comprobar que todo va bien.
Las webcam se utilizan también en charlas y conferencias. La imagen se sube a una web para que los alumnos que no pueden asistir no se pierdan la sesión.
¿A qué estás esperando para conseguir tu webcam?